Tras apagón se pueden producir inundaciones en el Metro de Caracas

Alberto Vivas, ingeniero y coordinador de Familia Metro, explicó que las bombas de achique, encargadas de la extracción del agua que cae proveniente de las quebradas del Ávila, no están operativas.

Este viernes 29 de marzo fue reactivado nuevamente el servicio del Metro de Caracas luego de una nueva suspensión de cuatro días por el apagón que se registró el lunes. Durante el mes de marzo y debido a las fallas eléctricas que afectaron el territorio nacional el transporte subterráneo estuvo inoperativo por 11 días.

El ingeniero Alberto Vivas, coordinador de la Familia Metro, explicó que se intentó restaurar el servicio el pasado martes, pero no se obtuvieron resultados, pues por la gran cantidad de energía mínima que requiere el transporte subterráneo se generó un apagón en numerosas zonas de la Gran Caracas.

“El Metro de Caracas es una de las empresas en la capital que mayor consumo de electricidad tiene. El servicio necesita 69 kilovatios (kv) mínimo para colocar en funcionamiento el servicio. Se han estado realizando pruebas de restablecimiento del servicio y, cuando se intentan colocar los 69 kv que necesita el metro, hay caídas de tensión en el área capital”, dijo Vivas para El Nacional.

El servicio de trenes estuvo inoperativo luego del primer apagón masivo que duró siete días. Posterior a su restablecimiento, los usuarios denunciaron que el servicio presentaba retrasos y constantes desalojos de los vagones de las diversas líneas.

El ingeniero Vivas agregó que desde el pasado 7 de marzo no han funcionado las bombas de achique, encargadas de la extracción del agua que cae proveniente de las quebradas del Ávila.

“La operatividad del Metro de Caracas depende 70% del servicio eléctrico que recibe. Desde el primer apagón, las bombas de achique no están funcionando y por lo tanto se están produciendo inundaciones en las estaciones de Ciudad Universitaria, La Bandera y El Valle, pertenecientes a la Línea 3 y la estación Zona Rental”, acotó.

Tras el segundo apagón nacional que se registró el pasado lunes 25 de marzo, el servicio fue interrumpido nuevamente cuatro días, lo que paralizó la movilización de los ciudadanos en Caracas, quienes tuvieron que trasladarse en las escasas unidades de transporte público.

Con la puesta en funcionarmiento del transporte subterráneo los caraqueños tendrán que enfrentarse a las consecuencias de un servicio que empeora constantemente por la falta de respuestos y de personal calificado para atender sus fallas.

Con información de: El Nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!