Emprender Soñando

EMPRENDER SOÑANDO

Por: Oscar Pérez*

Movidos por la esperanza y la ilusión diaria por salir adelante, observo conmovido como cada vez más resurge con mayor fuerza el espíritu emprendedor entre muchos venezolanos, que habiendo abandonado Venezuela hoy llegan a Perú con hambre de triunfo, progreso y bienestar.

Son hombres y mujeres, en su mayoría jóvenes profesionales, que asumen con responsabilidad y dignidad el desafío histórico impuesto, que los obliga a reinventarse y hacer de sus emprendimientos verdaderos sueños de grandeza que edifican finalmente como una gran realidad.

En Perú los venezolanos se reinventan para sacar adelante sus emprendimientos.

A todos los caracteriza la humildad, pero también el temple con el cual actúan en esta nueva etapa de sus vidas, donde fracasar no es parte de su verbo diario y mucho menos una opción válida. Son hombres y mujeres que hacen de la dificultad, una gran oportunidad.

He visto a muchos tropezar y hasta caer en el intento por emprender, pero me emociona verlos levantarse erguidos ante la adversidad, sacudirse el polvo y seguir avanzando hacia la conquista final de sus sueños. En el brillo de sus ojos y la seguridad de sus sonrisas encuentro el testimonio fiel de quienes mayoritariamente piensan que no todo está perdido.

No soy de los que mide el tamaño de un emprendimiento por la capacidad económica o logística que gire alrededor de este, pues la verdadera grandeza se encuentra en la capacidad de soñar que tenga quien saca adelante sus ideas y no permite que absolutamente nadie le arrebate esa capacidad creadora que se esconde detrás de cada sueño.

Brayan y Jessica Ching, jóvenes propietarios del restaurante El Budare en Lima.

Los venezolanos han entendido que emprender es una alternativa de crecimiento y desarrollo personal, a pesar de las adversidades diarias de todo tipo que deben enfrentar. Sin desgano se preparan con mayor y mejor entusiasmo, en la sana carrera de resistencia por alcanzar el éxito lejos de casa. No improvisan, analizan cuidadosamente cada paso que han de dar, pues además se sienten muy orgullosos del ejemplo de constancia que representan para el resto de nuestra enorme comunidad.

El futuro de nuestra amada Venezuela está signado a abrir las puertas de las oportunidades a millones de nobles emprendedores, que de seguro serán la gran bujía del motor de progreso y desarrollo nacional que entre todos debemos encender, para sacar finalmente al país de esta grave crisis en el que tristemente se encuentra.

Jesús y Carolina Araujo una autentica arepera venezolana en el distrito de Miraflores en Lima.

Por todo esto es que hoy doy las gracias a todos esos venezolanos que emprenden soñando. Que emprenden con la mirada puesta en el firmamento, la fe en Dios, la ilusión en la familia y ofrendando su corazón palpitante a Venezuela.

Dios los bendiga y es tiempo de seguir soñando para emprender.

*Oscar Pérez – Presidente de la ONG unión Venezolana en Perú

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *