Colombia adoptó “Pacto de Marrakech” para migración segura de venezolanos

Carlos Holmes Trujillo, canciller colombiano, aseguró que la medida respeta la soberanía de los estados y al mismo tiempo establece buenas prácticas para mejorar las condiciones de los emigrantes.

El gobierno de Colombia adoptó el “Pacto Global de Marrakech” para una migración segura, regular y ordenada ante la crisis de índole global que supone la oleada de emigrantes venezolanos en el país, los cuales suman 1.100.000 personas y llegan a 3 millones en toda la región latinoamericana, dijo el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo.

En una entrevista con EFE luego de participar en la cumbre de Marrakech, Holmes Trujillo añadió que la forma en que su gobierno está haciendo frente a la crisis migratoria venezolana “coincide con las grandes líneas del pacto, aún antes de que fuera adoptado”.

Recordó que el pacto es un marco de cooperación no vinculante jurídicamente, respeta la soberanía de los estados y al mismo tiempo establece buenas prácticas para mejorar las condiciones de los emigrantes, por lo que “su efecto positivo es evidente”.

El canciller aseguró que se adoptó el pacto pensando en los cinco millones de colombianos que residen en el exterior, a los que quiere garantizar “un marco de cooperación más estrecho y dinámico”.

Sin embargo, el problema más acuciante ahora es el flujo de emigrantes venezolanos hacia Colombia “de tal magnitud que el gobierno del presidente Iván Duque trabaja para hacerle frente en el orden nacional, regional y global”, explicó.

De acuerdo con sus datos, del 1,1 millón de venezolanos en Colombia, 700.000 están en tránsito y 40.000 en la llamada “migración pendular”, y a ellos hay que añadir además “400.000 compatriotas que han retornado de Venezuela”.

Esto ha obligado al gobierno de Bogotá a diseñar un plan de cuatro años para ordenar este flujo migratorio, y posteriormente a buscar la implicación regional de hasta once países latinoamericanos para dar una respuesta coordinada a un problema común.

Fruto de estos esfuerzos, el pasado 19 de septiembre la ONU nombró a Eduardo Stein, representante especial conjunto para los refugiados y migrantes venezolanos en la región.

Los 11 países más afectados por la oleada migratoria venezolana están ahora tratando de definir “una plataforma financiera regional” que les permita garantizar la disponibilidad de recursos, pero cuyos detalles aún no se conocen.

Trujillo también se refirió una vez más a la necesidad de presionar por un cambio político en Venezuela y a coordinar con el Grupo de Lima las sanciones que deben imponerse al régimen de Caracas, “aunque nosotros ya lo estamos haciendo”.

Se trata de “crear condiciones políticas y diplomáticas” para que “el pueblo hermano venezolano pueda volver a vivir en democracia y libertad”, pues está viviendo un momento crítico política y socialmente, agravado por el “desconocimiento de los derechos humanos”.

Con esta perspectiva, el Grupo de Lima reunirá el próximo 19 de diciembre en Bogotá a sus coordinadores, para consensuar una posición conjunta que los ministros de Relaciones Exteriores adoptarán el próximo 4 de enero, solo días antes de que el 10 de enero “se inicie un nuevo mandato de Nicolás Maduro”.

El discurso sin contemplaciones del canciller Trujillo provocó una airada reacción en Venezuela: la pasada semana, el canciller del país vecino, Jorge Arreaza, tildó a Trujillo de “inmoral” por pedir sanciones a dirigentes del gobierno de Maduro, cuando a su juicio “la clase política colombiana guarda vínculos carnales con el narcotráfico”.

Con información de: EFE.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *