ALnavío: Por qué un venezolano debe pensarlo muy bien a la hora de solicitar asilo en España

En mi experiencia profesional del día a día suele pasar que cuando escucho a un venezolano hay una historia que me dice: “persecución” o “asilo”. Palabras mágicas. Y pregunto. Interrogo. Indago. Y encuentro una sola definición jurídica, la de refugiado: Así lo reseña alnavio.com

Por José Antonio Carrero

“Toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país, persecución individualizada e individualizable”.

Y FUNDADOS es la expresión operativa, antes que TEMORES. Persecución individualizada.

Hay que probar siempre. La orden de detención, la denuncia por parte de los cuerpos policiales. En esto hay que aportar pruebas.

Por esa realidad, cuando el artículo 3 de la Ley de Asilo de España habla del “fundado temor”, vamos allá: ponte la mano en el corazón, y dime si lo puedes probar. Sólo así será concedido el asilo por razones humanitarias. Y vamos a comenzar a trajinar ese camino.

Asilo significa el reconocimiento de la persecución que sufres, del temor que sientes. Y el derecho a la no devolución al país de origen, para que tus temores no se vean realizados.

Fuente: Alnavio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!